Si cuidas a un mayor, vigila tu desgaste emocional

Cuidar a nuestros mayores puede ser una experiencia gratificante y conmovedora, pero también puede ser una tarea solitaria e ingrata. Puede hacer que descubramos en nosotros aptitudes o talentos que desconocíamos, o puede encerrarnos en una sensación de privación o soledad.