Ansiedad

¿Qué es la ansiedad?

Todos hemos experimentado ansiedad o miedo en algún momento dado. De hecho, son respuestas del organismo completamente normales ante lo que percibe como una amenaza para su integridad, ya sea física o mental.

Mientras el miedo se presenta ante una amenaza concreta, que puede ser real o imaginaria, la ansiedad es activada por un estímulo más difuso, menos claro, ya que es una respuesta anticipatoria ante una amenaza futura. Sin embargo, tanto el miedo como la ansiedad activan una respuesta de lucha o huida, nos preparan para la acción y, en ciertos momentos, incluso resultan necesarios.

El problema llega cuando la ansiedad o el miedo son desproporcionados, limitantes o suceden ante estímulos que objetivamente no representan un peligro. En esos casos, nos encontramos con una ansiedad desadaptativa, que hace sufrir o limita la vida de la persona. Estaríamos entonces ante un trastorno de ansiedad.

ansiedad-2

SÍNTOMAS DE LA ANSIEDAD

Se trata de reacciones que escapan al control de la persona y que tienen un carácter recurrente, llegando a provocar un gran malestar e interfiriendo negativamente en sus diferentes esferas de actuación.

Somáticos o físicos:

Mareos o sensación de inestabilidad, sudoración excesiva, taquicardia, palpitaciones, sensación de ahogo, temblores, rigidez o debilidad muscular, insomnio, náuseas, sensación de tener un “nudo” en el estómago o molestias digestivas, rigidez muscular, hormigueo, cansancio y dolor de cabeza tensional.

Cognitivos o psicológicos:

Ideas obsesivas, pensamientos negativos o catastróficos, problemas de memoria, dificultades para concentrarse, preocupación excesiva, sensación de confusión, percepción de peligro o amenaza, pensamiento acelerado y problemas para tomar decisiones, despersonalización, desrealización, temor, miedo a morirse a volverse loco o a perder el control, susceptibilidad, problemas de concentración y de memoria.

Conductuales:

Hiperactividad motora, bloqueos, impulsividad, deseo de escapar o huir de ciertas situaciones, estado de alerta permanente y dificultad para permanecer tranquilo en el mismo lugar.

Emocionales:

Angustia, miedo, sensación de falta de control, irascibilidad, inseguridad, sensación de extrañeza y/o vacío, incertidumbre, agobio e inquietud.

Sociales:

Dificultades para seguir el curso de una conversación, verborrea, quedarse en blanco, impulsividad o temor ante los conflictos interpersonales y dificultades para expresar sus opiniones y hacer valer sus derechos ante los demás.

5 CONSEJOS PARA CONTROLAR LA ANSIEDAD

Antonio Cano Vindel, catedrático en Psicología y presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) explica cómo controlar la ansiedad:

Puede ocurrir que la persona no relacione los síntomas con este trastorno, por lo que el primer paso es aprender a reconocer esas “pistas”: Taquicardias, sudor, aumento de la temperatura, dificultad para dormir, molestias digestivas, etc.

La ansiedad suele llegar cuando una persona anticipa consecuencias muy negativas de un problema. Lo aconsejable es interpretar la amenaza de forma menos grave,  ser realistas y no magnificar.

Hay que aprender a relajarse y no centrar la atención en un problema de forma obsesiva. Debemos estar en alerta, pero también descansar y guardar recursos cuando no se puede hacer nada.

Esto permite afrontar la situación con motivación, dejando de lado la preocupación.

Con ellas se reduce la activación fisiológica, se sueltan los músculos, etc. Entre estas técnicas destacan la respiración consciente, la meditación o el mindfulness.

Si necesitas orientación, contáctanos sin compromiso

TIPOS DE TRATAMIENTOS

NIÑOS Y ADOLESCENTES

Dirigido a niños y a adolescentes menores de 18 años con dificultades psicológicas, conductuales, o problemas de aprendizaje.
Ver más

ADULTOS

El objetivo es facilitar el desarrollo y bienestar emocional del individuo ante cualquier trastorno de su vida adulta.
Ver más

PAREJAS

Tiene como finalidad aumentar el nivel de satisfacción en la relación, ayudando a mejorar la comunicación, la expresión de necesidades y la resolución de conflictos.
Ver más

FAMILIAS

Indicada cuando el objetivo es mejorar la capacidad de los miembros de la familia para apoyarse mutuamente, o gestionar una situación difícil para el conjunto de la unidad familiar.
Ver más

MAYORES

Tiene como objetivo fomentar la independencia y autonomía del individuo, así como su participación en la vida social, facilitando, de esta forma, un envejecimiento activo y saludable.
Ver más

ENCUENTRA TU PSICÓLOGO EN MADRID