Cómo lidiar con el TDAH de mi pareja

El TDAH es un trastorno que afecta al funcionamiento de las funciones ejecutivas del cerebro. Las funciones ejecutivas son aquellas que nos permiten planificar, organizar y dirigirnos hacia metas del futuro. Las funciones ejecutivas también son las responsables de la inhibición de conducta, razón por la cual las personas que padecen TDAH son más propensas a las conductas impulsivas.

El TDAH se diagnostica normalmente durante la infancia, ya que es a la edad en la que los niños empiezan a tener problemas con los métodos educativos tradicionales. Por ejemplo, les cuesta estar sentados en clase, prestar atención y no distraerse con cosas más interesantes. Se les suele etiquetar de niños “problemáticos” o “diferentes”.

Normalmente, conforme la persona avanza hacia la edad adulta, el malestar asociado a los síntomas disminuye por dos motivos. En primer lugar, la capacidad atencional y la inhibición de conducta mejoran notablemente con la maduración del cerebro. En segundo lugar, porque la persona deja de pasar tanto tiempo en contextos donde la hiperactividad está muy castigada por su entorno.  Sin embargo, las personas que padecen TDAH se siguen encontrando con muchos problemas en la edad adulta, como puede ser el trabajo o el ámbito de la pareja.

El TDAH en la pareja

Algunos datos:

  • Las parejas en las que uno de los miembros tiene TDAH tienen un mayor índice de separación
  • Suelen tener más conflictos y disputas
  • Tienen mayores niveles de estrés parental

¿Cómo afecta el TDAH a la pareja?

El TDAH afecta directamente a algunos de los pilares fundamentales de las relaciones sanas, como por ejemplo la autoestima o la comunicación.

Este trastorno consta de dos dimensiones: déficit de atención e hiperactividad. Algunas personas presentan predominancia de una de las dos dimensiones, mientras que otras personas presentan ambas por igual en lo que se denomina un cuadro combinado.

Algunas maneras en las que el déficit de atención puede afectar a la relación:

  • La persona tiene dificultades para mantener la atención en una conversación, lo cual puede hacer que la otra persona se sienta ignorada
  • Se distrae con facilidad, aun estando en mitad de una conversación, de manera que puede percibirse como desinterés o falta de educación
  • Puede olvidar cosas se le habían asignado con facilidad, como por ejemplo tareas de casa o trámites, lo cual puede hacer que la otra persona sienta que tiene que cargar con más responsabilidades
  • Puede olvidar detalles que se han mencionado anteriormente en conversaciones, lo cual puede hacer que su pareja se sienta poco escuchada

Algunas maneras en las que la hiperactividad y la impulsividad pueden afectar a la relación:

  • El miembro de la pareja con TDAH puede decir cosas hirientes sin pensar
  • Se ofende o se altera con facilidad, reaccionando de manera impulsiva
  • Se llevan a cabo conductas impulsivas e incluso peligrosas
  • Tiene dificultades a la hora de moderar y regular sus emociones
  • Interrumpe en las conversaciones
  • Parece estar siempre en búsqueda de cosas que le estimulen
  • Es impaciente

De este modo, el miembro de la pareja con TDAH tiende a sentir…

  • Que constantemente está siendo criticado o juzgado por su pareja
  • Que su pareja está “corrigiendo” sus comportamientos
  • Que nada parece contentar a su pareja
  • Que su pareja tiene el papel de “responsable” en la relación, como si fuera el padre o la madre de la relación y ellos fueran el niño o la niña
  • Vergüenza
  • Miedo a equivocarse

Y por otro lado, su pareja tiende a sentir…

  • Soledad
  • Sensación de estar siendo ignorado/a o no lo suficientemente apreciado/a
  • Resentimiento
  • Enfado y bloqueo emocional
  • Niveles elevados de estrés
  • Cansancio por ser el miembro más “responsable”
  • Frustración
  • Sensación de no poder confiar ni delegar en su pareja

Algunos consejos

Ponte en la piel de tu pareja
Ambos miembros deben hacer un gran esfuerzo para intentar ponerse en los zapatos de la otra persona y comprender sus necesidades.  El miembro con TDAH debe hacer el ejercicio de ponerse en el lugar de su pareja y entender que su inatención y su impulsividad a veces le puede resultar frustrante al otro. Asimismo, el miembro de la pareja sin TDAH debe comprender que muchas de las cosas que le suceden a su pareja son fruto de su déficit de habilidades atencionales y de represión de impulsos, y que a veces, por mucho que lo intente, no es capaz de evitarlo.

No te lleves las cosas al terreno personal
No creas que puedes leerle la mente ni las intenciones a tu pareja. Normalmente tendemos a llevarnos las cosas al terreno personal e interpretamos ciertas conductas de nuestra pareja de manera errónea. El miembro con TDAH debe comprender que los rechazos por parte de su pareja no significan que su pareja no le quiera ni que no le guste, simplemente que hay ciertos comportamientos que le son difíciles de sobrellevar.

Por otro lado, si tu pareja tiene TDAH debes hacer un esfuerzo a la hora de interpretar las situaciones que ocurren. Debes de ser capaz de ver que sus impulsos son un ataque directo hacia ti, y que el hecho de que a veces se le olviden las cosas no quiere decir que no le importes.

Romped la dinámica de padre/madre-niño/a
Es posible que en una pareja en la que uno de los miembros tenga TDAH haya dinámicas del tipo perseguidor-perseguido, o agresor-víctima, o madre/ padre-niño/a. Hay que estar atentos a este tipo de dinámicas y procurar no entrar en dicho juego. Además, la pareja debe encontrar tiempo para poder tener interacciones que vayan más allá de los desacuerdos y las discusiones.

Dos personas vs. un problema
En ocasiones, cuando una pareja discute parece como si ambos estuvieran enfrentados. En lugar de un miembro versus el otro, es útil que ambos se vean como miembros de en un equipo enfrentándose a un mismo problema. No se trata de hacer las cosas mejor, ni de intentarlo más, sino de hacer las cosas de manera diferente.

A veces, por mucho que lo intenten, las personas con TDAH siempre van a encontrarse con las mismas dificultades. No importa lo mucho que intenten no interrumpir, o lo mucho que prometan no olvidarse de algo, al fin y al cabo, son síntomas del TDAH. La solución es, por tanto, encontrar maneras de reducir el impacto de los síntomas. Por ejemplo, poner alarmas o recordatorios en el móvil puede ayudar a una persona que sea particularmente olvidadiza. O, por ejemplo, que el otro miembro de la pareja le llame la atención de manera amable cuando está interrumpiendo puede ayudar a que la persona vuelva a centrarse en la conversación.

Buscad estrategias que os ayuden a lidiar con los síntomas y cread un plan de acción de manera conjunta, para que el TDAH no afecte a las responsabilidades en casa, ni a las responsabilidades como padres, ni a la pareja.

Comunicación
Si en una pareja la comunicación es importante, en una pareja en la que una persona tiene TDAH lo es todavía más. No pasa nada por repetir las cosas muchas veces. No hay nada de malo en pedirle a tu pareja que repita las cosas si no te han quedado claro. Intentad que la comunicación sea sincera y directa. Las personas con TDAH se ven muy beneficiadas de los contactos visuales. Si tu pareja está dispersa o no está demostrándole suficiente atención puede ayudar mirarle a los ojos, tocar su brazo y hablarle directamente.

A veces, superar los retos en pareja es difícil y requiere ayuda especializada. En Cláritas contamos con psicólogos de pareja que os pueden ayudar a superar vuestras dificultades.

Alejandra de Pedro

Alejandra de Pedro

Psicoterapeuta humanista
Alejandra de Pedro González, graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Pontificia de Comillas. Máster en Terapia Humanista Experiencial y Terapia Focalizada en la Emoción por la Universidad Pontificia de Comillas.

Enviar WhatsApp