¿Tiene futuro tu pareja?

Dos personas se conocen, toman la decisión de estar juntas, generan un proyecto de vida en común… Cada relación de pareja es compleja, única e implica variaciones en el tiempo atendiendo al crecimiento y al cambio de las personas que la conforman.

A medida que la relación avanza, los miembros de la pareja se conocen más y comienzan un proceso de adaptación para facilitar la interrelación. La pareja se adapta a una nueva forma de estar en la relación, favoreciendo el encuentro con el otro. Pueden surgir complicaciones, pero a pesar de la inestabilidad a la que pueda estar sometida la pareja, ésta trata de estabilizarse.

Los recursos de los que disponen pueden ser suficientes para hacer frente a las dificultades que puedan surgir, pero pueden aparecer situaciones que provoquen que la pareja no sepa continuar en la relación. Algunos de los motivos que pueden causar que la relación no tenga lugar son:

  1. No compartir las mismas motivaciones: Aquellos intereses que antes podían ser un motivo de unión, actualmente pueden ser una razón de distanciamiento. Las personas cambian y evolucionan, de la misma forma que los gustos o aficiones.

  2. La distancia: Los motivos laborales, económicos o familiares pueden afectar directamente a la relación de pareja impidiendo que la relación continúe.

  3. Las expectativas. En la relación de pareja es común generar expectativas respecto al otro, incluso se considera que cierto nivel de idealización es necesario para superar las dificultades iniciales a las que se puede enfrentar una relación. Cuando no se cumplen, las expectativas dan lugar a la desilusión y las dudas.

  4. Que la otra persona no quiera tener hijos. La creación de una familia es uno de los principales motivos de unión de una pareja. Si uno de los miembros toma la decisión opuesta, podría suponer la separación.

  5. Sentir que no eres tú mismo. El malestar en una relación puede provocar que las personas dejen a un lado lo que les motive y sientan que no tienen un lugar ni con ellos mismos ni con el otro.

  6. La sensación de que algo no funciona. Esta sensación surge de la insatisfacción en el encuentro con el otro. Puede generar pensamientos negativos, rechazo y dudas.

La relación de pareja necesita un proyecto común con el que ambos miembros se sientan satisfechos. La vida en común debería poder ofrecer una mejor unión y un lugar en el que sentirse agradecido.

Por el contrario, si sientes que la incertidumbre te invade, si vives con dificultad los posibles cambios que pueda sufrir tu relación, o si tratas de encontrar una solución al respecto, Cláritas puede ayudarte. Los programas de pareja y las sesiones individuales pueden ofrecerte el acompañamiento que necesitas.

ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.