Ansiedad y embarazo

Entendemos que experimentar ansiedad durante el embarazo puede ser una experiencia abrumadora y preocupante. En Cláritas estás en el lugar correcto para recibir información y apoyo sobre cómo manejarlo durante esta etapa de tu vida.

En este post sobre ansiedad y embarazo te brindaremos información sobre las causas y síntomas de la ansiedad durante esta importante etapa que afrontas, cómo puede afectar a tu bebé y opciones de tratamiento disponibles.

¿Qué pasa si tengo ansiedad y estoy embarazada?

Si tienes ansiedad y estás embarazada, es importante saber que es algo común y que muchas mujeres lo experimentan durante este periodo de adaptación. Esto, al punto de sentirse abrumada por los cambios hormonales, emocionales y físicos que tienen lugar, así como por las preocupaciones y miedos relacionados con la maternidad y el parto.

De esta forma, podemos decir que sentir ciertos niveles de ansiedad será normal y más en un momento de cambio, ya que la ansiedad como tal es una emoción. El problema aparece cuando dicha emoción nos desborda y no somos capaces de gestionarla.

Asimismo, la ansiedad en el embarazo no es signo de debilidad o falta de voluntad. Se trata de un trastorno médico real que puede tratarse con éxito.

Causas de la depresión y ansiedad en el embarazo

Hay varias causas posibles de la depresión y ansiedad en el embarazo, que pueden incluir:

Cambios hormonales: durante el embarazo, el cuerpo experimenta cambios hormonales significativos que pueden afectar la química del cerebro y el estado de ánimo.

 

Estrés: el embarazo puede ser un momento estresante para algunas mujeres, especialmente si existen preocupaciones financieras, problemas en una relación o complicaciones médicas.

Historial de depresión o ansiedad: las mujeres con antecedentes de depresión o ansiedad, tienen un mayor riesgo de experimentar estos trastornos durante el embarazo.

Problemas de relación: Las tensiones en las relaciones con la pareja, familiares o amigos pueden desencadenar síntomas relacionados con la depresión y la ansiedad.

Problemas de salud: Las complicaciones médicas durante el embarazo, tales como la hipertensión o la diabetes gestacional, pueden aumentar el riesgo de padecer depresión y ansiedad.

¿Qué le pasa al bebé cuando la mamá tiene ansiedad?

La aparición de la ansiedad en el embarazo puede tener efectos negativos en el feto, como un retraso en su crecimiento, así como un mayor riesgo de bajo peso al nacer o de parto prematuro e incluso, posibles problemas de neurodesarrollo.

Los efectos negativos que causa la ansiedad materna en el embarazo se deben al efecto neurotóxico que emana el cortisol materno, hormona del estrés, capaz de atravesar la placenta y generar cambios epigenéticos en los genes del futuro bebé.

Asimismo, se ha comprobado que la ansiedad materna en ciertos períodos específicos del embarazo puede estar asociada a problemas de conducta y emocionales durante la infancia.

Síntomas para saber si tengo ansiedad durante mi embarazo

Ansiedad y embarazo es una combinación mucho más común de lo que crees, sobre todo a nivel de síntomas. Algunos que pueden indicar que estás experimentando ansiedad en esta etapa son:

Preocupación excesiva: preocuparte demasiado por cosas pequeñas o por eventos

 

que aún no han sucedido puede ser un signo de ansiedad.

Sentimientos de miedo o pánico: si sientes miedo o pánico sin una razón clara, esto podría ser un signo de ansiedad.

Problemas para dormir: la ansiedad puede provocar problemas para conciliar el sueño o despertarse en medio de la noche.

Cambios en el apetito: la ansiedad puede afectar a tu apetito, ya sea que comas en exceso o pierdas el apetito.

Fatiga o cansancio: la ansiedad puede agotarte emocionalmente y físicamente, lo que puede provocar fatiga o cansancio.

Irritabilidad: si te sientes irritada o impaciente con facilidad, esto podría ser un signo de ansiedad.

¿Qué riesgos tiene la ansiedad en una embarazada?

Cuando hablamos de embarazo y ansiedad, pueden estar presentes algunos riesgos tanto para la madre como para el bebé. Algunos son:

Parto prematuro: la ansiedad puede aumentar el riesgo de parto prematuro, lo que a su vez puede provocar complicaciones en el recién nacido.

Problemas de desarrollo fetal: la ansiedad puede afectar el desarrollo fetal y aumentar el riesgo de bajo peso al nacer.

Problemas de salud mental en la madre: la ansiedad puede aumentar el riesgo de depresión posparto y otros problemas de salud mental en la madre.

Dificultades en el vínculo madre-bebé: las madres con ansiedad pueden tener dificultades para establecer un vínculo emocional con su bebé después del nacimiento.

Problemas de lactancia: la ansiedad puede afectar la producción de leche materna y la capacidad de la madre para amamantar.

¿Qué hacer para calmar un ataque de ansiedad en el embarazo?

Si estás experimentando un ataque de ansiedad durante el embarazo, es importante que tomes medidas para calmarte y reducir los síntomas. Algunas estrategias que pueden ayudarte a aliviar los síntomas de ansiedad son:

Practica técnicas de relajación: la respiración profunda, la meditación, el yoga y otros ejercicios de relajación pueden ayudarte a reducir la ansiedad y el estrés.

Habla con alguien: busca el apoyo emocional de un amigo o familiar en quien confíes, o considera hablar con un profesional de la salud mental.

Distrae tu mente: realiza actividades que te gusten y que te mantengan distraída, como leer un libro, ver una película, escuchar música o dar un paseo al aire libre.

Haz ejercicio moderado: el ejercicio moderado puede ayudarte a liberar tensiones y reducir la ansiedad.

Evita los estímulos que te provocan ansiedad: si hay alguna situación o persona que te provoca ansiedad, trata de evitarla o reducir la exposición a ella.

Busca ayuda profesional: Si los síntomas de ansiedad son persistentes o graves, busca la ayuda de un profesional de la salud mental para obtener el tratamiento adecuado.

¿Existe tratamiento para la ansiedad durante el embarazo?

Sí, existe tratamiento para la ansiedad durante el embarazo y es importante para evitar posibles complicaciones para la madre y el bebé. Puede incluir terapia psicológica y/o medicación, dependiendo de su gravedad y de otros factores individuales.

En cuanto a la medicación, algunas prescripciones pueden ser seguros en cuanto a ansiedad y embarazo, pero el tratamiento siempre debe ser prescrito por un médico y se debe sopesar cuidadosamente sus riesgos y beneficios antes de tomarlo.

Experimentar ansiedad y embarazo a la vez es una experiencia común y puede tener efectos negativos tanto en la madre como en el bebé. Por eso es importante hablar con tu médico o un profesional de la salud mental para obtener el tratamiento adecuado y reducir los riesgos asociados. En Cláritas estamos para ayudarte.

ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Enviar WhatsApp