Cómo prevenir y resolver los conflictos de pareja

Las relaciones de pareja son algo complejo, cada una es única e inimitable. No obstante, los problemas que surgen son comunes a la mayoría de ellas. Algunos de ellos son:

  • Problemas de comunicación
  • Aceptación del otro
  • Roles de cada uno
  • Problemas de sexualidad
  • Falta de confianza o celos

Nosotros, como psicólogos, queremos, no solo ayudar a dar solución a estos problemas que pueden surgir en las relaciones de pareja, sino también ayudar a prevenirlos. Por lo tanto…

 ¿Qué habilidades facilitan una relación satisfactoria?

  • Capacidad comunicativa: Lo que implica mantener una escucha activa, respetar las normas básicas de comunicación y tener comunicación emocional.
  • Capacidad de resolución de conflictos: Es decir, definir el problema de forma rápida y clara, tener autocrítica, asumir la responsabilidad que corresponde y, por último, tener la capacidad de llegar a acuerdos y determinar soluciones.
  • Mostrarse emocionalmente disponible al otro y reforzarlo positivamente: En una pareja es fundamental que exista un apoyo mutuo y la expresión tanto afectiva como verbal del mismo.
  • Establecimiento de normas de convivencia: No hace falta que estas normas estén establecidas de forma explícita. Normalmente son acuerdos implícitos a los que llega una pareja para dividir tareas o responsabilidades del día a día. Es importante la capacidad de flexibilizar estas normas en función del momento que atraviese la pareja.

Pero, si mi relación ya está en riesgo…

¿Cómo puedo solucionar los conflictos?

  • Discutir, no pelear: Hay que hablar las cosas evitando entrar en peleas, para ello una buena idea es quedar para hacerlo en un lugar público no en casa, de este modo, será más sencillo mantener un tono neutro y no elevarlo.
  • No buscar culpables.
  • Centrarse en un único tema: En caso de conflicto, focalizarse en el problema que lo genera en ese momento y procurar que no derive a otros o a asuntos del pasado. Si una discusión se vuelve muy acalorada es mejor pararse y reflexionar.
  • No arrastrar problemas externos a la relación: Será fundamental poder identificarlos y establecer las diferencias.
  • Comunicación de calidad: Es decir, que la comunicación fluya, qué podamos compartir las preocupaciones, problemas y las emociones, que sea respetuosa y que nuestra pareja se sienta escuchada. Es muy importante hablar sobre las necesidades y cómo se siente cada uno a lo largo de las distintas fases por las que atraviesa una pareja.
  • Mostrarnos disponibles afectivamente: A través de nuestro lenguaje corporal y con gestos de cariño. También mantener las muestras de amor será algo que favorezca a la relación.
  • Buscar soluciones de manera conjunta: No quedarse atrapado en el problema y evitar los reproches.
  • Reconocer los errores: Pedir perdón cuando creamos que nos hemos equivocado.

Estos son algunas recomendaciones. Sin embargo, somos conscientes de que en numerosas ocasiones las dinámicas relacionales creadas en una pareja se han convertido en una especie de hábito y, por lo tanto, son muy difíciles de romper. Es por ello que, en algunos casos, es necesaria una ayuda o un recurso externo que favorezca el cambio, como puede ser la terapia de pareja. Si crees que puede ser tu caso, contáctanos sin compriso.

ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Olga Fernández-Velilla Lapuerta

Olga Fernández-Velilla Lapuerta

Psicóloga General Sanitaria y Especialista en Terapia Familia
Olga Fernández-Velilla Lapuerta, graduada en Psicología por la Universidad Abat Oliba CEU y Psicóloga General Sanitaria y Especialista en Terapia Sistémica Familiar por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid). Ha trabajado en diferentes ámbitos, especialmente con familias y ha investigado sobre la relación entre los pacientes que requieren cirugía bariátrica y la presencia de psicopatología y sobre el uso problemático de las nuevas tecnologías.