Cláritas_Crisis de pareja

Crisis de pareja, ¿seguimos o nos separamos?

Con el calor llegan las tan ansiadas vacaciones de verano, pero no todo lo que traen es positivo con ello llega la convivencia, las discusiones y en ocasiones las rupturas. El verano es como un examen práctico para las parejas, es el momento en que pasamos de la teoría a la práctica y en ese paso muchas suspenden o se replantean su situación.

Durante el resto del año las parejas se ven inmersas en sus rutinas y achacan sus problemas relacionales a temas laborales, estrés u otros. Creen que el verano les ayudará a superar sus diferencias, aunque lo que suele ocurrir es que en vez de solucionarse, aumentan  y se dan cuenta de que en realidad se deben a temas más profundos. Estos problemas suelen llevar años conviviendo con la pareja hasta que la amenaza de ruptura estalla.

El estío es el caldo de cultivo perfecto: pasar mucho tiempo juntos, las altas expectativas, no compartir aficiones o intereses o darse cuenta de que existen dificultades entorno a la sexualidad al tener más tiempo disponible para ello, pueden ser los factores claves para poner en riesgo la pareja y dar lugar a una ruptura de pareja.

Si se detecta algo similar en las vacaciones puede resultar de gran ayuda pedir ayuda a los expertos. Por ello, ante esta situación en septiembre muchas parejas deciden acudir a terapia de pareja ya que es donde se puede reforzar el vínculo y ayudarles a reencontrarse o a tomar la decisión de separar sus caminos de una mejor manera. Esto les ayudará a afrontar sus problemas y tratar de ponerles una solución.

Por lo tanto, de esta práctica no solo se obtienen beneficios a nivel de pareja si no también individuales. La terapia de pareja es más eficaz cuanto antes se aborda el problema y cuando existen ganas y un compromiso por parte de ambos de ponerle solución. No obstante, no es lo común, la gente suele acudir cuando se encuentran en un punto crítico. En ese momento es en el que muchas se están planteando si tratar de recuperar la relación o terminarla. En ambos casos la ayuda psicológica puede ser muy útil bien propiciando ese reencuentro o bien procurando una buena ruptura, consciente y basada en el respeto mutuo.

¿Cuáles son algunos de los beneficios de la terapia de pareja?

  • Mejora de la comunicación
  • Proporciona herramientas para resolver los conflictos de manera adecuada
  • Identifica patrones de relación negativos y ayuda a modificarlos
  • Ayuda a construir objetivos tanto conjuntos como individuales
  • Mejora de la intimidad
  • Promueve el autoconocimiento y el conocimiento más profundo del otro
  • Ayuda en la toma de decisiones

En definitiva, si te encuentras en una situación de crisis con tu pareja y no sabéis como abordarlo, el apoyo externo, por su neutralidad y la invitación a la reflexión, puede ser de gran ayuda sea cual sea el camino que se decida tomar.

ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Olga Fernández-Velilla Lapuerta

Olga Fernández-Velilla Lapuerta

Psicóloga General Sanitaria y Especialista en Terapia Familia
Olga Fernández-Velilla Lapuerta, graduada en Psicología por la Universidad Abat Oliba CEU y Psicóloga General Sanitaria y Especialista en Terapia Sistémica Familiar por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid). Ha trabajado en diferentes ámbitos, especialmente con familias y ha investigado sobre la relación entre los pacientes que requieren cirugía bariátrica y la presencia de psicopatología y sobre el uso problemático de las nuevas tecnologías.