Niños jugando a la consola

El móvil, la Play o la tablet…¿cómo lo gestiono con mi hijo?

Tal y como prometimos en nuestro artículo “Videojuegos, porros, redes sociales… ¿te preocupa que tu hijo tenga una adicción?”, vamos a ampliar el contenido acerca del famoso y preocupante tema de las adicciones, tanto con sustancia, como comportamentales.

Las nuevas tecnologías revolucionaron nuestras vidas con su aparición y lo siguen haciendo con su constante desarrollo y crecimiento. Han generado grandes cambios en nuestra manera de comunicarnos y relacionarnos y, pese a los grandes beneficios que nos ofrecen, también son motivo de conflicto.

La experiencia en nuestras consultas nos demuestra que uno de los temas de mayor fricción en las familias con hijos pequeños o adolescentes, es todo lo relacionado con el móvil, la tablet, la consola… ¿Cómo acoto el tiempo de uso?, ¿cómo controlo el contenido al que accede mi hijo?, o “Mi hijo se pasa el día mirando el móvil”, son algunas de las preguntas o reclamos más habituales de los padres.

En esas discusiones se observa un gran choque cultural entre la generación que no ha nacido inmersa en un mundo rodeado de nuevas tecnologías y otra que sí; los “nativos digitales”. Esta preocupación nace desde el descontrol y el desconocimiento de lo que hacen los chicos en la red, ya que un mal uso puede desembocar en:

  • Uso problemático de las nuevas tecnologías, que consiste en un uso excesivo con consecuencias negativas.
  • Sexting o sexo virtual, como enviar material de contenido erótico o sexual mediante las redes sociales u otros.
  • Grooming, también conocido como engaño pederasta, que consiste en que un adulto trate de ganarse la confianza de un menor con métodos como el engaño y/o amenazas para ejercer control sobre el mismo.
  • Cyber bullying, o acoso entre iguales a través de las nuevas tecnologías.

Con el flujo de información que existe hoy en día y la cantidad de noticias de prensa sobre el tema, es lógico que sea algo que genere preocupación a los padres, e incluso cierta ansiedad. Por ello, es fundamental generar una relación sana de nuestros hijos con las tecnologías, ya que son algo presente en su vida diaria.

¿A qué señales debo estar atento?

  • Privación del sueño por mantenerse conectado
  • Descuidar actividades diarias (sociales, académicas, higiene…)
  • Obtener quejas de gente cercana sobre el tiempo empleado en las TIC
  • Pensar constantemente en ello
  • Mostrarse irritable cuando no se pueden conectar
  • Intentar reducir el uso sin éxito
  • Aislamiento social o cambios en sus relaciones sociales
  • Sentir una alegría anómala cuando se está conectado
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Cambios o sintomatología física o psicosomática

¿Cómo puedo prevenirlo?

A continuación, ofrecemos una serie de pautas para frenar el uso descontrolado o patológico de las nuevas tecnologías y otras problemáticas asociadas (sexting, grooming y cyber bullying):

  • Limitar el uso para fomentar la autorregulación (dejar los ordenadores, tablets y móviles en un espacio común de la casa, y limitar el tiempo de uso entre 1 y 2 horas diarias)
  • Fomentar las relaciones y la comunicación a través de otras vías. Por ejemplo, estimular el diálogo dentro de la propia familia
  • Estimular el trabajo en equipo, como en voluntariados o actividades extraescolares
  • Hacer deporte en equipo
  • Generar rutinas de ocio con otras personas de su edad o al aire libre, que no impliquen el uso de las TIC
  • Potenciar otro tipo de actividades (lectura, pintura, cine…)
  • Elaborar unas normas de uso de manera dialogada
  • Protección de los equipos a través de herramientas de seguridad
  • Educar al menor para que tenga un sentido crítico a la hora de aceptar desconocidos, que configure las opciones de seguridad y sepa que información debe compartir.
  • Cuando surjan noticias relacionadas comentarlas nuestros hijos y aprovecharlo para entablar una conversación y preguntarle si ha sufrido o sabe de alguien que haya sufrido algo similar.
  • Enseñarles a respetarse a sí mismos y educarles en el respeto a los demás
  • Explicarles que según qué conductas pueden ser un delito

En el caso de que el establecimiento de estas pautas se complique, no se logren los objetivos deseados o se observen señales algunas de las señales de alarma expuestas, sería recomendable contactar con un experto que valore el estado del menor y, en caso necesario, elabore un plan de acción.

Ante la sospecha o detección de un caso de sexting, grooming o cyber bullying, es importante acudir a las autoridades competentes.

ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.