El síndrome del impostor

¿Alguna vez has estado trabajando en un proyecto en el trabajo y has dudado de tu capacidad para llevar a cabo una tarea?
O bien, ¿conseguiste pareja pero rápidamente comienzas a sentir que no eres merecedor de esa persona ni digno de recibir su amor?
Entonces podrías estar experimentando el síndrome del impostor, un fenómeno que se da en las personas más de lo que crees . Miremos a continuación de qué se trata, sus causas, efectos, cómo surge en el trabajo y en el amor, y qué hacer para remediarlo.
Identificado y nombrado por primera vez en 1978 por las psicólogas clínicas Suzanne Imes y Pauline Rose Clance, el síndrome del impostor se refiere al fenómeno relacionado con tener logros objetivos y éxitos externos pero sin llegar a experimentarlos internamente, generando ansiedad e inseguridad.
Las personas con este síndrome dudan constantemente de sus capacidades y sienten que son un fraude. Afecta tanto a hombres como a mujeres y se da con mayor frecuencia en mujeres profesionales de alto rendimiento.
Aunque la humildad es positiva, el síndrome del impostor difiere en que surge de una inadecuación personal percibida a pesar de ser objetivamente competente.
Veamos en profundidad de qué trata este fenómeno.

¿Qué es el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor es una condición en la que una persona no experimenta el éxito internamente y se siente ansiosa, “un farsante” o “un fraude”, y duda de sus propias capacidades, a pesar de tener un rendimiento alto de forma objetiva y externa.
Las personas con el síndrome del impostor no se sienten competentes ni seguras, sin importar lo que logren. No experimentan la alegría del éxito porque constantemente esperan que se descubra su engaño y su inadecuación.
Inicialmente se consideraba que este síndrome afectaba principalmente a mujeres profesionales de alto rendimiento en el trabajo, pero las investigaciones han demostrado que tanto hombres como mujeres pueden padecerlo por igual.

La percepción de sentirse inadecuado

La cautela y la humildad son cualidades valiosas, ya que reconocer que nadie lo sabe todo y ser consciente de la complejidad del mundo puede ser realista.
Sin embargo, el síndrome del impostor no es simplemente una dosis saludable de prudencia y apertura mental. Surge de una percepción de sensación de inadecuación personal, a pesar de tener competencias objetivas.
Las personas que sufren de este síndrome se sienten más inadecuadas que otras personas que enfrentan la misma situación compleja, lo que les hace sentir que no pertenecen a ese lugar.

Síndrome del impostor en el trabajo

Has trabajado duro. Has progresado y sigues escalando posiciones en tu carrera. Los demás te perciben como una persona de éxito. Pero sigues teniendo la sensación de que eres un fraude o un fracaso, a pesar de las pruebas contundentes de lo contrario.
En el trabajo, esta condición implica un sentimiento psicológico de duda sobre tus propias habilidades, talentos y logros laborales o, a pesar del éxito, la sensación de que no eres lo suficientemente bueno. Esto conlleva a cuestionar las propias cualificaciones, a pesar de ser competente y merecer el éxito.
Si esta situación personal se prolonga, el síndrome del impostor se convierte en un problema de salud mental a atender. Aunque se asocia principalmente con el ámbito laboral y los logros personales, también puede afectar a las relaciones personales. Miremos cómo…

Síndrome del impostor en el amor

En el contexto de las relaciones de pareja, el síndrome del impostor se manifiesta cuando se siente que uno no es lo suficientemente bueno para la pareja y se considera indigno de recibir amor, lo cual puede conllevar sabotear la relación al no creerse merecedor de ésta.
La psicóloga clínica especializada en relaciones, Sabrina Romanoff, explica que aunque es normal experimentar cierta inseguridad en una relación, especialmente al principio, el síndrome del impostor puede generar tensión, ansiedad y dudas constantes sobre uno mismo, además de dificultar la conexión y comunicación.
El síndrome del impostor puede tener varios efectos en las relaciones de pareja:

  • Incapacidad para conectar: Sentir constantemente que se está interpretando un papel y no poder mostrar el verdadero yo puede dificultar el establecimiento de una conexión profunda y significativa con la pareja. Para construir un vínculo fuerte es necesario poder ser vulnerable y compartirse con la pareja.
  • Mala comunicación: El síndrome del impostor puede dificultar la comunicación honesta y abierta con la pareja. Puede ser difícil expresar los verdaderos sentimientos y se pueden reprimir los pensamientos. Además, se puede interpretar de forma errónea lo que la pareja dice, generando ofensas y malentendidos.
  • Tensión en la relación: Si se experimenta inseguridad e inadecuación de forma constante, es posible que se necesite mucha seguridad y validación por parte de la pareja, lo que puede resultar agotador y tensar la relación.
  • Conflictos: La inseguridad y los celos infundados pueden generar resentimientos y conflictos, lo que puede tener un impacto negativo en la relación.
  • Sabotaje: Si se cree que no se merece estar en una relación, se pueden buscar formas de alejar a la pareja y sabotear la relación. El temor constante a que la pareja termine la relación puede hacer que resulte más fácil romper uno mismo.

Es importante destacar que el síndrome del impostor también puede provocar baja autoestima, ansiedad y depresión, lo que puede afectar tanto la salud mental individual como la salud de la relación de pareja.

Cómo superar el síndrome del impostor

El primer paso para superar el síndrome del impostor es reconocerlo y expresarlo. Llevar un diario de los pensamientos negativos permite contrarrestarlos. Hablar con personas de confianza puede ayudarnos a comprender que los miedos son infundados.
Desarrollar un plan de respuesta rápida es útil: pensar en tercera persona y asumir riesgos calculados para generar confianza. Conocer los puntos fuertes y débiles proporciona claridad.
Superar el perfeccionismo mediante descansos regulares y tareas alcanzables contribuye. Ver los errores como experiencias de aprendizaje reduce la ansiedad.
El punto final es aceptar los logros propios: desarrollar un fuerte autocontrol interno para asumir responsabilidad por los logros y defectos. Registrar comentarios positivos proporciona confianza.

Fuentes

  • https://www.betterup.com/blog/what-is-imposter-syndrome-and-how-to-avoid-it#what
  • https://www.forbes.com/sites/forbesbusinesscouncil/2023/04/03/how-to-identify-imposter-syndrome-and-deal-with-it-in-the-workplace/?sh=72d165684264
  • https://blog.zencare.co/imposter-syndrome-at-work/
  • https://www.verywellmind.com/imposter-syndrome-in-relationships-effects-and-coping-strategies-7497445
  • https://www.mindtools.com/azio7m7/impostor-syndrome#:~:text=Useful%20strategies%20for%20overcoming%20impostor,steps%20to%20overcome%20perfectionist%20habits.
ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Enviar WhatsApp