Organización y técnicas de estudio

¿Sabías que la gestión del tiempo y el desarrollo de hábitos sobre organización y técnicas de estudio son aspectos fundamentales para lograr el éxito académico? Si no, has llegado al lugar correcto para encontrar consejos y estrategias efectivas al respecto.
A continuación, repasemos algunas de las mejores técnicas de estudio recomendadas para estudiantes de diferentes edades y etapas, desde la educación primaria hasta la universitaria. El objetivo es que puedas adaptarlas a tu propio estilo de aprendizaje.
Ser estudiante es exigente, por lo que es importante replantearse siempre los hábitos de estudio, ya que unas técnicas de estudio eficaces pueden ser la clave del éxito y facilitar estudiar, retener y recordar la información de manera más efectiva.
Esto se debe a que las técnicas de estudio son habilidades que pueden ayudarte a ahorrar tiempo, facilitar el aprendizaje y reducir el estrés.
Existen diferentes estrategias que funcionan mejor para cada persona. La clave será experimentar hasta encontrar las que mejor se adapten a tu estilo de aprendizaje.

Las mejores técnicas de estudio

¿Tu método de estudio actual consiste en leer repetidamente un libro de texto con la esperanza de que se quede algo? Si es así, probablemente te encuentres estresado porque no puedes memorizar tal cantidad de información en tan poco tiempo. Lo entendemos.
Como estudiante a cualquier nivel, es imprescindible desarrollar una gestión eficaz del tiempo y técnicas de estudio que te ayuden a retener la mayor cantidad de información. 
Estudiar solo la noche anterior ya no sirve. Empieza el nuevo curso con una nueva estrategia y prueba algunos de estos consejos de estudio.

Técnicas de estudio para adolescentes

Aprender a estudiar de forma eficaz tiene muchas ventajas y, lo que es más importante, unos buenos hábitos de estudio facilitan que unoaprenda y tenga éxito en el instituto y más adelante. 
Aquí tienes 5 consejos a tener en cuenta para ayudar a tu hijo adolescente a desarrollar buenos hábitos de estudio:

  1. Organización: Los adolescentes suelen estar ocupados con la escuela, deportes, actividades y vida social. Una agenda u otro método de organización como calendarios o listas de tareas en dispositivos móviles pueden ayudar a llevar un control de lo que hay que hacer cada día y del progreso en cada asignatura.
  2. Entender expectativas: Los profesores suelen proveer esquemas y programas para que los estudiantes comprendan qué se espera de ellos. Si surgen dudas, pedir aclaraciones sin dudar.
  3. Lugar de estudio: Elegir un espacio tranquilo y alejado de distracciones puede marcar una diferencia significativa en la eficacia del estudio.
  4. Toma de apuntes: Técnicas como resaltar ideas clave, comparar notas con compañeros y simplificar apuntes mediante subrayados o mapas mentales ayudan a retener mejor la información.
  5. Descansos adecuados: Métodos como Pomodoro permiten estudiar en sesiones cortas entrecortadas con descansos, preservando la concentración.

La práctica constante de diferentes estrategias y buscar la mejor adaptada a cada uno es clave para desarrollar hábitos de estudio efectivos.

Técnicas de estudio para niños

¿Recuerdas cuando aprendiste a montar en bicicleta? Alguien probablemente te dio algunas lecciones y luego practicaste mucho hasta dominarlo. Del mismo modo, nadie nace sabiendo cómo estudiar de manera efectiva; se trata de una habilidad que se aprende con la práctica.
Trabajar en tus técnicas de estudio te ayudará a aprender de forma más sencilla y a rendir mejor en la escuela, especialmente cuando avances a niveles más avanzados. Aquí tienes seis pasos clave:

  1. Prestar atención en clase: Escuchar activamente a los maestros y concentrarse en las ideas más importantes es clave para iniciar el aprendizaje. Asegurarse de estar en un lugar donde no haya distracciones y pedir ayuda si es necesario mejorar la atención.
  2. Tomar buenos apuntes: Anotar datos, fechas y conceptos clave de forma organizada facilita repasar luego. Técnicas como resaltar y comparar notas con compañeros optimizan la comprensión.
  3. Planificar con tiempo: Organizar las tareas con anticipación evita dejar todo para el último momento y permite rendir mejor. Usar calendarios u otros métodos para llevar un control del cronograma.
  4. Dividir el estudio: Fraccionar la información en porciones más pequeñas facilita la memorización gradual. Repasar regularmente en lugar de dejar todo para la noche anterior.
  5. Pedir ayuda ante dudas: Consultar a maestros u otros niños si algo no queda claro para resolver inquietudes y estudiar de forma efectiva.
  6. Dormir adecuadamente: El descanso permite al cerebro procesar mejor lo aprendido. Dormir bien favorece la retención de conocimientos.
  7. Tiempo libre: tu hijo, como cualquier persona, necesita descansar y divertirse. A veces, el exceso de tardes llenas de actividades extraescolares puede perjudicar su capacidad de motivación y concentración. Observemos su rutina semanal y bajemos un par de marchas si procede.

La práctica constante de estas estrategias te ayudará a desarrollar hábitos de estudio sólidos desde pequeño.

Técnicas de estudio para adultos

A muchos estudiantes adultos les resulta difícil equilibrar su educación con sus responsabilidades cotidianas. Por eso, los consejos de estudio que tienen en cuenta estos compromisos pueden ayudar a aliviar el estrés de ir a la universidad como estudiante adulto.
Estos seis consejos de estudio para estudiantes adultos pueden ayudarte a encajar tus estudios en tu ya ajetreada vida.

  1. Organiza un horario de clases y actividades de estudio que se ajuste a tus responsabilidades laborales y familiares. Además de considerar clases nocturnas, de fin de semana o en línea, también puedes explorar la opción de programas de estudio flexibles.
  2. Planifica con anticipación las tareas de cada semana y reserva espacios específicos en tu calendario para estudiar. Establece metas realistas y divide las tareas en pasos más pequeños para facilitar su manejo. 
  3. Crea un calendario familiar compartido para que todos los miembros de la familia estén al tanto de tus compromisos académicos. Esto ayudará a evitar conflictos y permitirá que los demás te brinden el apoyo necesario.
  4. Prioriza tus tareas utilizando técnicas de gestión del tiempo, como la matriz de Eisenhower. Identifica las tareas más importantes y urgentes, y dedica tiempo y esfuerzo a completarlas primero.
  5. Establece una buena relación con tus profesores. Aprovecha las horas de oficina o las oportunidades de comunicación en línea para hacer preguntas, solicitar aclaraciones y buscar consejos específicos sobre cómo abordar los materiales de estudio.
  6. Acepta la oportunidad de aprender de tus compañeros, incluso aquellos más jóvenes. La diversidad de experiencias y conocimientos enriquecerá tu proceso de aprendizaje y te permitirá obtener diferentes enfoques y consejos de estudio.
  7. No te olvides de tu autocuidado y de tu tiempo libre. Para poder producir, necesitamos una base adecuada de descanso

La universidad puede presentar más retos para un estudiante adulto que para el estudiante tradicional. Si pones en práctica algunos de estos consejos de estudio que tienen en cuenta tu ajetreada vida, podrás aumentar tus posibilidades de éxito y reducir el estrés.

Fuentes

  • https://www.bifrost.is/english/campus/counselling/study-techniques
  • https://www.usa.edu/blog/study-techniques/
  • https://www.scholarsed.com/study-tips-for-teens/
  • https://kidshealth.org/en/kids/studying.html
  • https://www.bestcolleges.com/blog/study-tips-adult-learners/
ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Enviar WhatsApp