¿Qué es la pirámide de las necesidades de Maslow?

Abraham Maslow fue un reputado psicólogo estadounidense considerado uno de los padres de la corriente humanista. Estudió en profundidad la motivación y las necesidades humanas y desarrolló una de las teorías más prestigiosas que siguen vigentes hoy en día.

Lo más destacado de ese trabajo es la pirámide de las necesidades, también conocida como la pirámide de Maslow. En ella establece una jerarquía de las necesidades en la cual según se van cubriendo las necesidades más básicas el ser humano va desarrollando necesidades y/o deseos más elevados.

¿De dónde nace esta Teoría de las Necesidades de Maslow?

En el s. XX las escuelas de psicología imperantes eran el psicoanálisis y el conductismo, que se centraban respectivamente en la patología y las conductas problemáticas. Por el contrario Maslow buscaba comprender los procesos de autorrealización y el deseo humano de alcanzar nuestro potencial. Por eso, se preguntaba, ¿qué es lo que nos mueve a actuar?, ¿qué hay detrás de las acciones humanas? o ¿qué hace feliz a la gente? Para tratar de responder a estas preguntas desarrolló la Teoría de las Necesidades Humanas.

¿En qué consiste la Teoría de Maslow?

Dividió las necesidades en cinco grupos, de las más básicas o subordinadas a las más altas o superordinadas.

Necesidades fisiológicas

Estas necesidades son la base de la pirámide, son biológicas y necesarias para la de supervivencia. Incluyen, entre otras, la necesidad de alimentación, de respiración, de refugio o la de dormir.

En definitiva, son las que facilitan los principales procesos biológicos que nos mantienen con vida y hacen posible el desarrollo del  cuerpo humano. Hasta que este primer nivel no esté cubierto el hombre no se plantea el resto, puesto que son secundarias.

Necesidades de seguridad

Las necesidades de seguridad también son importantes, no obstante, solo surgen si las fisiológicas están cubiertas. Consisten en la protección, la seguridad, el orden o la estabilidad personal, laboral y económica. Este segundo escalón está relacionado con las condiciones de vida que permiten llevar a cabo proyectos y/o lograr las expectativas.

Necesidades de afiliación

Una vez están cubiertas los dos anteriores grupos de necesidades, aparece la necesidad de afiliación. El autor considera que a partir de aquí ya no son necesidades básicas sino que pasan a ser de carácter más elevado.

Hace referencia a la necesidad de sociabilización que tenemos los individuos, de establecer relaciones y vínculos significativos con otras personas. También está relacionado con la necesidad de pertenencia al grupo o a una comunidad.

Necesidades de reconocimiento

El cuarto punto de la jerarquía trata de la autoestima y el autoconcepto. Estos dependerán fundamentalmente de la valoración interna y externa, es decir, de cómo nos valoramos nosotros mismos y el resto del colectivo. Tener una autoestima fuerte y sana se basa en que la persona se sienta segura de sí misma, respetada y valiosa.

Necesidades de autorrealización

Por último, en el pico de la pirámide se sitúan las necesidades de autorrealización. En este nivel se habla de la moralidad, la espiritualidad y demás necesidades internas. Estas son las más complicadas de comprender y explicar puesto que son abstractas y diferentes para cada ser humano.  Según Maslow el hombre solo llegará a esta necesidad si tiene todas las anteriores cubiertas.

Esta teoría representó un cambio de paradigma en la historia de la psicología. Cambió el foco y derribó los límites en los que esta ciencia solo se centraba en lo patológico, para estudiar las conductas sanas y qué nos hace felices. Obtuvo mucho reconocimiento, no obstante, también tuvo sus críticas. Otros autores consideraban que no es necesario tener cubiertas las anteriores necesidades básicas o subordinas para desarrollar las superordinadas.

Si no te sientes apoyado, válido, respetado, o estás en una búsqueda personal para conocerte a ti mismo, desde Cláritas podemos ayudarte. Proporcionamos al terapeuta más adecuado para cada tipo de persona y contamos con varios formatos: terapia individual, de pareja, grupal o seminarios.

ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Olga Fernández-Velilla Lapuerta

Olga Fernández-Velilla Lapuerta

Psicóloga General Sanitaria y Especialista en Terapia Familia
Olga Fernández-Velilla Lapuerta, graduada en Psicología por la Universidad Abat Oliba CEU y Psicóloga General Sanitaria y Especialista en Terapia Sistémica Familiar por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid). Ha trabajado en diferentes ámbitos, especialmente con familias y ha investigado sobre la relación entre los pacientes que requieren cirugía bariátrica y la presencia de psicopatología y sobre el uso problemático de las nuevas tecnologías.