¿Qué son las emociones?

Existen muchos modos de definir las emociones, pero podríamos definirlas como aquella energía que moviliza nuestra vida y nos permite avanzar y reaccionar a los diferentes estímulos, tanto internos como externos.

La finalidad y el objetivo principal de nuestras emociones es convertirnos en personas libres y plenas. Generalmente nos solemos sentir bastante inseguros a la hora de tratar y afrontar nuestro mundo emocional, pues nadie nos ha enseñado ha manejar nuestras emociones en nuestro día a día, pero lo cierto es que es una tarea de suma importancia. No podemos evitar sentir emociones y nos dan información muy poderosa e importante que no debemos obviar. Es responsabilidad de cada uno aprender a descifrar la información que nos dan, y para ello el primer paso es saber el papel que cada una de ellas desempeñan en los diferentes ámbitos de nuestra vida.

¿Qué ocurre si no le damos la importancia que corresponde a las emociones?

Inevitablemente sufriremos disfunciones emocionales que harán que no vivamos la vida que queremos vivir y no logremos nuestros objetivos. Estas disfunciones nos generan muchos efectos negativos como la ansiedad, el estrés, la depresión, etc.

También suelen expresarse en forma de alteraciones psicosomáticas.

¿Cómo podemos evitar que nos ocurra esto? Entrenando nuestra gestión emocional.

¿Cómo se gestionan de manera adecuada las emociones?

Generalmente tenemos la creencia errónea de que la gestión emocional es sinónimo de control o negación. En realidad, cada emoción tiene función y nos aporta información muy valiosa. Si las conocemos y somos capaces de descifrar la información que nos están dando, podremos dar la respuesta correcta para desenvolvernos de una manera congruente con la meta a la que queremos llegar, y en consonancia a lo que queremos ser.

¿Qué beneficios nos traerá una buena gestión emocional?

Si gestionamos bien nuestras emociones seremos capaces de no quedar atrapados por ellas . Así transformaremos los problemas, conflictos e imprevistos diarios en nuevas oportunidades de crecimiento y conseguiremos la felicidad y la plenitud.

¿Cómo se clasifican las emociones?

Tenemos tendencia a clasificar las emociones como positivas y negativas, pero esto es un tremendo error. Lo cierto es que existen emociones agradables y desagradables.

 Pero lo importante realmente es poder identificarlas y saber que información nos están proporcionando. Así podremos gestionar la situación de un modo adecuado y conseguir adaptarnos de manera exitosa.

¿Cuáles son nuestras emociones?

Debemos conocer nuestras emociones para ajustar la emoción correcta ante cada situación, y de esta manera conseguir la calma necesaria y actuar en congruencia con lo que somos y queremos conseguir en nuestra vida. Si no lo conseguimos, generaremos ansiedades y dramas innecesarios, y viviremos en una incongruencia constante.

Las emociones desagradables son:

  • Miedo: aparece ante una situación de amenaza y su finalidad es la seguridad.
  • Tristeza: aparece ante una situación de pérdida y su finalidad es que nos desarrollemos.
  • Ira: aparece ante una situación de injusticia o mentira, y su finalidad es aportarnos justicia.

Estas tres emociones son las que tendemos a considerar como negativas, aunque en verdad, son las que nos generan desagrado cuando las sentimos. Es sumamente importante saber gestionarlas e identificarlas ya que nos ayudan a salvaguardar nuestra seguridad, desarrollarnos y defendernos ante injusticias.

Las emociones agradables son:

  • Orgullo: aparece ante una situación de admiración y su finalidad es lograr el estatus deseado.
  • Amor: aparece ante una situación en la que conseguimos un espacio seguro con relación a otra persona o grupo de personas. Su finalidad es la pertenencia.
  • Alegría: aparece ante un regalo inesperado y su finalidad es la plenitud.

Estas tres emociones son las que tendemos a considerar positivas, pero en realidad son aquellas que nos generan agrado. Es muy importante que sepamos identificarlas y gestionarlas para conservar todo lo positivo de nuestra vida y lograr el crecimiento personal.

Como puedes ver es fundamental conocerte a ti mismo en profundidad y poder analizar las diferentes reacciones ante los diferentes acontecimientos de tu vida. Solo así lograremos el crecimiento personal y podremos llevar nuestra vida en consonancia con lo que deseamos ser. Este conocimiento no solo es importante a nivel personal sino también en el ámbito relacional goza de gran importancia pues tendemos a ver en los demás los fallos que no queremos ver en nosotros mismos o tenemos que los demás descubran.

En Cláritas somos especialistas en ayudar a las personas en estos procesos, si quieres saber más no dudes en consultarnos.

ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Lucía Feito Crespo

Lucía Feito Crespo

Psicóloga General Sanitaria
Lucía Feito Crespo, graduada en Psicología y especializada en Psicóloga General Sanitaria y Terapia familiar y de pareja Sistémica por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid). Máster en Psicomotricidad y Atención Temprana (Psicopraxis, madrid). Ha trabajado en diferentes contextos clínicos (clínica privada, universidad, intervención domiciliaria y online) con población adulta e infanto-juvenil. Profesora en la Universidad Europea de Madrid. Ha investigado sobre consumo de sustancias en adolescentes y jóvenes, la intervención grupal en jóvenes y adolescentes y la intervención en el contexto domiciliario de jóvenes y adolescentes.