Relaciones tóxicas

Los seres humanos por naturaleza crean relaciones y lazos. Sin embargo, a veces quedan atrapadas en dinámicas que, lejos de nutrir, se convierten en medios para el sufrimiento emocional.

Una relación tóxica, marcada por el desequilibrio en el amor, el respeto y/o la libertad, se presenta en diversas formas y afecta a la salud emocional, mental y física de quien la vive.

Este fenómeno trasciende las fronteras de la identidad de género, orientación sexual o tipo de vínculo, permeando también las relaciones familiares, amistosas o laborales.

En este artículo te explicaremos qué es una relación tóxica, cómo saber si estás en una, cuáles son los síntomas más comunes y cómo salir de ella. También te daremos algunos consejos para prevenir este tipo de relaciones y mejorar tu autoestima y bienestar.

¿Qué es una relación tóxica?

Una relación tóxica es aquella en la que se produce un desequilibrio entre el amor, el respeto y la libertad de las personas que la conforman. Se caracteriza por la presencia de actitudes y comportamientos que dañan la salud emocional, mental y física de los implicados.

En una relación tóxica, suele haber un patrón de abuso, control, manipulación, celos, dependencia, culpa, miedo e inseguridad.

Estas conductas son más o menos evidentes, y cambian en intensidad y frecuencia. Sin embargo, todas ellas tienen un efecto negativo sobre el bienestar y la autoestima de las víctimas.

Estas ocurren en cualquier tipo de pareja, sin importar la identidad de género o la orientación sexual. Además, no son exclusivas del ámbito sentimental, también se dan entre familiares, amigos o compañeros de trabajo.

¿Cómo saber si estoy en una relación tóxica?

A veces es difícil reconocer que se está en una relación tóxica, sobre todo cuando te encuentras enamorado o se tiene una fuerte vinculación afectiva con la otra persona.

El amor suele cegar y tolerar situaciones que no son saludables ni dignas. Además, muchas veces se normalizan o se justifican los comportamientos tóxicos por el modelo romántico y estereotípico que existen en las relaciones, que glorifica y minimiza muchas de estas actitudes.

Sin embargo, hay algunas señales que pueden servir de indicadores de que una relación no es sana ni positiva para alguien:

  • Te sientes triste, angustiado o frustrado con frecuencia.
  • Te cuesta expresar tus sentimientos o tus necesidades por miedo a la reacción.
  • Te sientes culpable por cosas que no son tu responsabilidad o por no cumplir con las expectativas.
  • Te sientes inferior o inseguro.
  • Te aíslas de otras personas por complacer.
  • Te sometes a los deseos o decisiones sin tener en cuenta los tuyos.
  • Te justificas o disculpas por el comportamiento de esa persona cuando te trata mal.
  • Te sientes atrapado o sin salida en la relación.
  • Sufres insultos, amenazas, chantajes, humillaciones o agresiones.

Síntomas de una relación tóxica

Si has identificado algunas de estas señales en tu relación, es probable que estés en una situación tóxica que te está haciendo daño. Si te encuentras en esa situación, lo más recomendable es que acudas a un profesional y que cuentes con el respaldo de personas que te quieran y te apoyen.

  • Ansiedad, estrés, depresión, insomnio, irritabilidad, tristeza, culpa, vergüenza, etc.
  • Baja autoestima, falta de confianza, inseguridad, dudas, indecisión, etc.
  • Aislamiento social, pérdida de contacto con amigos y familiares, soledad, etc.
  • Problemas de salud, dolores de cabeza, de estómago, de espalda, etc.
  • Adicciones, consumo de alcohol, drogas, medicamentos, etc.
  • Pensamientos negativos, catastrofistas, irracionales, etc.
  • Conductas autodestructivas, autolesiones, intentos de suicidio, etc.

Cómo salir de una relación tóxica

No es sencillo ni rápido liberarse de una relación que hace daño. Requiere de un proceso personal de toma de conciencia, valoración y empoderamiento. Aquí tienes algunas sugerencias que te pueden ayudar a conseguirlo:

  • Reconoce que estás en una relación tóxica y que no es tu culpa. No te culpes ni te avergüences por lo que estás viviendo. Eres una víctima de una situación que no has elegido ni mereces.
  • Busca ayuda profesional. Un psicólogo podrá ayudarte a entender lo que te está pasando, a fortalecer tu autoestima, a manejar tus emociones y a tomar decisiones saludables para ti.
  • Apóyate en tus seres queridos. No te aísles ni te calles lo que sientes. Busca el apoyo de tus amigos, familiares o personas de confianza que te quieran y te respeten. En este proceso, puedes contar con su apoyo, orientación y compañía.
  • Corta el contacto con la otra persona. Si has decidido terminar la relación, hazlo de forma clara y firme. Evita mantener el contacto, ya sea por teléfono, redes sociales o encuentros personales. Esto solo te hará más difícil superar la separación y te expondrá a posibles manipulaciones o agresiones.
  • Cuida de ti mismo. Dedica tiempo y espacio a hacer cosas que te gusten, que te relajen y que te hagan sentir bien. Practica algún deporte, hobby o actividad que te apasione. Aliméntate bien, duerme lo suficiente y respeta tus ritmos.
  • Recupera tu identidad y tu autonomía. Redescubre quién eres, qué quieres y qué puedes hacer. Define tus propios objetivos, valores y sueños. Toma tus propias decisiones. Aprende a ser feliz contigo mismo, sin depender de nadie más.
  • Abre tu mente a nuevas posibilidades. No te cierres al amor ni al futuro. Piensa que hay muchas personas y experiencias que enriquecerán tu vida. Aprende de lo vivido, pero no lo dejes condicionar tu presente ni tu futuro. Cree en ti y en tu capacidad de ser feliz.

Salir de una relación tóxica es un proceso que va más allá de la simple separación; es un acto valiente y transformador que implica redescubrirse a uno mismo.

Al reconocer que mereces una vida llena de amor, respeto y bienestar, estás dando el primer paso hacia el crecimiento personal.

A través de la búsqueda de ayuda profesional, el apoyo de seres queridos y el fortalecimiento de la autoestima, se pueden detectar a tiempo las relaciones perjudiciales.

Recuerda que la felicidad auténtica florece cuando te liberas de ataduras tóxicas y abrazas el potencial infinito de una vida plena y saludable.

Al dejar atrás lo nocivo, te permites abrir nuevas puertas hacia la dicha y la realización personal, construyendo un futuro en el que el amor propio y la felicidad genuina son los cimientos de tu bienestar.

Fuentes

  • https://www.bbc.com/mundo/noticias-50828756
  • https://www.healthline.com/health/toxic-relationship
  • https://www.verywellmind.com/toxic-relationships-4174665
  • https://www.healthline.com/health/es/amistades-toxicas#efectos-en-ti
ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Enviar WhatsApp