¿Qué le ocurre a una persona con depresión?

Normalmente, la condición mínima para estar en el mundo de manera saludable es sentirse bien. Una persona sana se siente bien en el desarrollo de sus días, en sus relaciones, en las cosas que hace, en sus movimientos, su estudio, su trabajo y su descanso. También podrá experimentar la alegría, el placer, incluso el éxtasis y, habrá momentos en los que estará en contacto con el dolor, la tristeza, la desilusión y la decepción.

Entonces, ¿qué ocurre cuando una persona tiene depresión? Alexander Lowen, médico y psicólogo estadounidense, responde a esta cuestión a través de una metáfora en la que compara una persona con un violín.

Cuando las cuerdas están bien afinadas, vibran y emiten sonido. Uno, entonces, puede tocar una canción alegre o triste, un canto fúnebre o una oda al gozo. Pero si las cuerdas no están bien afinadas, el resultado será una cacofonía. Si están flojas y sin tono, no darán ningún sonido. El instrumento es incapaz de responder. Y esa es la condición de la persona deprimida: que es incapaz de responder.

Lowen explica que, esta baja capacidad de respuesta ante la vida, es lo que distingue la situación de una persona deprimida de cualquier otra condición emocional. Una persona desilusionada, decepcionada o triste se recuperará cuando la situación cambie o cuando integre el dolor como parte de la experiencia que está viviendo. Sin embargo, es difícil provocar una respuesta en la persona deprimida. Y la perspectiva de placer o de pasarlo bien servirá, a menudo, para ahondar su depresión.

En casos de depresión grave, la pérdida de respuesta frente al mundo es palpable. Por ejemplo, una persona gravemente deprimida puede pasarse en la cama gran parte del día, incapaz de encontrar energía para integrarse en la corriente de la vida. En casos menos graves, la depresión influye en la viveza, la espontaneidad y, como se señalaba, en la capacidad de respuesta emocional. En definitiva, la persona que tiene depresión vive estando en poco o nulo contacto con el ahora.

Otro aspecto importante a mencionar para entender lo que le ocurre a una persona con depresión, es la autoexpresión. La autoexpresión es la manera en que cada uno manifiesta su mundo interior emocional (angustia, miedo, tristeza, alegría…), sus necesidades y sus deseos, a través de gesticulaciones faciales y corporales, y a través de la palabra. El grado de autoexpresión de un individuo deprimido está muy limitado, por no decir completamente bloqueado. Lo más probable es que la persona deprimida esté encerrada en sí misma y que los canales o vías dedicados a la expresión estén cerrados, por ejemplo, la voz, los ojos y el movimiento corporal espontáneo. En un estado deprimido, los ojos están apagados, la voz es baja y monótona y la movilidad corporal está reducida, lo que va acompañado de una baja expresión de las emociones y necesidades propias. Es decir, las vías de comunicación con el exterior están cerradas hacia el mundo y las relaciones.

Como conclusión, cuando una persona se deprime indica claramente que no se está integrando en el flujo de la vida y del presente, y que su capacidad de respuesta y de autoexpresión están limitadas. Que aparezca la depresión significa que algo no va bien en la vida del individuo y es una oportunidad para abrir el camino hacia un día a día mejor. Si te has sentido identificado/a con este artículo, quiero hacerte llegar que desde Cláritas el equipo de psicólogos y psicólogas podemos ayudarte.

ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

María Jiménez Cortés

María Jiménez Cortés

Psicóloga General Sanitaria y especialista en Terapia Humanista y Psicoterapia Focalizada en la Emoción por la Universidad Pontificia de Comillas
Experta en Terapia Emocional Sistémica. Ha trabajado en diferentes ámbitos, en concreto acompañando a adolescentes y adultos. También ha investigado sobre relaciones no monógamas, apego y género.