Qué es la hipnosis y cómo puede ayudarnos

La hipnosis clínica es un proceso en el que se lleva al paciente a un estado de relajación profunda psíquica y física. La persona concentra su atención en sus vivencias internas (pensamientos, recuerdos, sentimientos) pudiendo provocar cambios en la experiencia subjetiva, comportamientos, pensamientos, emociones etc.

Es importante tener en cuenta que la hipnosis no es una terapia en sí misma. Sino que se utiliza como técnica o herramienta dentro de un tratamiento psicológico específico para la problemática en cuestión.

El proceso tiene distintas fases:

  • Preparación: establecer los objetivos a alcanzar y aclarar concepciones erróneas.
  • Inducción al trance: aplicación de diferentes técnicas psicológicas para que el paciente se encuentre más receptivo en las situaciones propuestas (sugestiones) por el terapeuta.
  • Profundización e intervención: administrar sugestiones específicas para modificar pensamientos, emociones y conductas.
  • Vuelta al estado de vigilia.

¿Cómo nos puede ayudar?

A pesar de que la hipnosis es comúnmente conocida por su efecto para dejar de fumar o aliviar el dolor, se ha demostrado que es potencialmente efectiva en distintos ámbitos.

Manejo del dolor

La hipnosis tiene grandes efectos beneficios en la reducción y el control del dolor tanto agudo como crónico del tipo de fibromialgia, artritis, dolor oncológico etc.  Por un lado, favorece a que no se preste tanta atención al dolor. Y por otro lado, ayuda a reinterpretar las sensaciones dolorosas ayudando a que sean más tolerantes.

Manejo de la ansiedad

Además de los tipos de relajación que existen, las técnicas de hipnosis son altamente útiles para el control y manejo de la ansiedad. En concreto para reducir o eliminar los síntomas de ansiedad en trastornos de fobias específicas, trastorno de pánico, agorafobia y fobia social.

Trastornos psicofisiológicos

La hipnosis se muestra eficaz en trastornos psicofisiológicos (alteraciones físicas que se ven influidas por factores psicológicos). Por ejemplo: problemas dermatológicos, cardiovasculares, respiratorios etc. Este tipo de enfermedades están asociadas a respuestas de estrés mantenidas en el tiempo. La hipnosis, junto con otras técnicas, puede ayudar a reducir el nivel de estrés, así como un mejor afrontamiento.

Traumas

Gracias a esta técnica podemos acceder a recuerdos traumáticos para facilitar la exposición y el afrontamiento de estos recuerdos.

Mitos y creencias erróneas

  1. La pérdida de consciencia: Las personas bajo hipnosis no pierden el control o la consciencia. Al contrario, tienen un papel activo en el proceso ya que tienen que concentrarse en aquello que el terapeuta les vaya diciendo. El paciente se dejará llevar hasta que considere oportuno pudiendo terminar el proceso cuando quiera.
  2. Los hipnotizadores tienen poderes especiales: esta creencia es totalmente errónea. Un buen hipnotizador es solo un buen terapeuta entrenado en manejar de manera adecuada una técnica. El terapeuta aplica dicha herramienta en el momento adecuado, adaptándola a cada proceso y persona. Lo importante será el manejo de la voz.
  3. Con la hipnosis dices toda la verdad, no puedes mentir: Esta técnica no sirve para sacar la verdad. El paciente puede mentir. Como hemos comentado antes, se trata de que la persona se deje llevar por las sugestiones del terapeuta. En la medida que más se permita adentrarse en el proceso, más detalles destacables saldrán.

Si estas interesado en este tipo de técnica psicológica, desde Cláritas te podemos ayudar.

ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Macarena del Cojo

Macarena del Cojo

Psicóloga General Sanitaria
Graduada en Psicología por la Universidad de Granada. Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid. Formación en EDMR por el Instituto Español de EMDR. Su desarrollo profesional se ha centrado tanto en la práctica privada como en seguros médicos, como Psicóloga General Sanitaria con adultos y adolescentes. Además, pertenece al grupo de psicólogos voluntarios con niños en Asociación 2000.