La cronopatía

¿Qué es la cronopatía y cómo descifra el tiempo para las personas? Desde que las personas se despiertan hasta que se acuestan, todas están gobernadas por el reloj.

Y no porque este artefacto para medición del tiempo sea una persona en sí, sino porque es el que indica el tiempo, y por medio de su información, se aprovecha para la organización del mismo. Es decir, el tiempo es un recurso muy preciado para la sociedad.

Este factor ha marcado mucho la vida moderna con una constante e incluso malsana aceleración, lo que ha dado lugar a fenómenos psicológicos distorsionados, únicos y desafiantes.

Y uno de esos fenómenos es la cronopatía, un padecimiento obsesivo (sin llegar a ser trastorno) que se ha convertido en un tema de interés creciente en el ámbito de la psicología y la psicoterapia.

Por tanto, en este nuevo post, revisamos a detalle lo que es la cronopatía, desentrañando sus misterios y comprendiendo cómo puede influir en la percepción del tiempo.

¿Qué es la cronopatía?

La cronopatía es un término que aborda la relación entre el individuo y el tiempo en un contexto psicológico, y es posible que en muchos momentos de la vida, cualquier persona pueda padecerlo.

De acuerdo con su etimología, cronopatía viene del griego Chronos, conocido como el “dios del tiempo” y Pathos, que significa “sufrimiento, enfermedad”. Es decir, Cronopatía es una enfermedad o sufrimiento por el tiempo.

En contexto, se refiere a la incapacidad o percepción alterada de adaptarse al ritmo temporal impuesto por la sociedad contemporánea, lo que trae como consecuencia una obsesión por aprovechar el tiempo al máximo.

Quienes experimentan cronopatía a menudo se sienten abrumados por la sensación de falta de tiempo o que el mismo pasa de forma, llevando a una gestión deficiente de las actividades diarias y a un constante estrés por la urgencia.

Aquellos afectados por la cronopatía (que no está catalogada aún como trastorno), experimentan una sensación distorsionada del tiempo, ya sea sintiendo que pasa demasiado rápido o que se arrastra lento e interminable.

Esta condición puede tener diversas causas, desde factores genéticos hasta situacionales, y su comprensión es esencial para abordar sus efectos en la vida cotidiana.

Causas de la cronopatía

Por lo general, una persona que presenta este padecimiento, tendrá un comportamiento con las siguientes características:

  • Preocupación intensa y frecuente por diversas situaciones.
    Profunda necesidad para satisfacer la productividad o la exigencia de la sociedad, muy por encima de su bienestar personal.
  • La agenda personal abarca solamente responsabilidades y obligaciones, por lo que les cuesta detenerse a descansar (aunque estén agotados).
  • Una causa relevante de la cronopatía es el perfeccionismo o la exigencia que demuestran consigo mismo y lo transmiten a los demás.
  • Baja tolerancia al error o al fracaso.
  • Son personas adictas al trabajo.
  • No tienen una prioridad por una tarea, sino por varias, sin saber diferenciar lo importante de lo poco relevante.
  • Fuerte atención por el juicio, especialmente en lo que tiene que ver a la pereza o la desorganización.
  • Por lo general, son personas de poca paciencia.

Consecuencias de sufrir cronopatía

Las consecuencias de la cronopatía pueden ser profundas y abarcar diferentes aspectos de la vida de una persona.

En el ámbito laboral, la falta de gestión del tiempo puede traducirse en proyectos incompletos o de baja calidad, generando un estrés adicional.

A nivel personal, la cronopatía puede afectar las relaciones interpersonales, ya que la sensación constante de prisa puede llevar a la desconexión emocional.

La salud mental también se ve afectada, con un aumento en los niveles de ansiedad y depresión.

La incapacidad para encontrar momentos de descanso y relajación contribuye a la fatiga crónica y al agotamiento emocional, así como a insomnio, hipertensión o dolores musculares.

La cronopatía, en última instancia, impacta negativamente en la calidad de vida, creando un ciclo perjudicial difícil de romper y hasta desconectando a la persona de las emociones o sentimientos.

¿Puede ayudarme un psicólogo con la cronopatía?

Gracias a estos tiempos, la buena noticia es que la cronopatía puede ser tratada eficazmente a través de la psicoterapia.

Por lo general, los psicólogos ofrecemos un espacio seguro para explorar las causas subyacentes de la cronopatía y desarrollar estrategias para mejorar la gestión del tiempo y reducir el estrés.

Terapia cognitivo conductual (TCC)

La terapia cognitivo-conductual (TCC) se ha mostrado particularmente eficaz en el tratamiento de la cronopatía.

Al abordar patrones de pensamiento disfuncionales y fomentar hábitos saludables de gestión del tiempo, la TCC ayuda a los individuos a reconectar con su sentido interno de control, reduciendo la sensación de urgencia constante.

Además, la psicoterapia ofrece la oportunidad de explorar las experiencias pasadas que pueden haber contribuido al desarrollo de la cronopatía.

Identificar y procesar traumas o eventos significativos puede ser clave para liberar a la persona de la carga emocional que contribuye a su dificultad para lidiar con el tiempo.

Aprender a descansar

¿Aprender a descansar? pues sí, y es que la cronopatía se combate no con dormir, sino con hacer pausas, y en este punto se dan algunas recomendaciones importantes desde la psicología:

Hay que aprender a detenerse para observar con atención lo que acontece alrededor, para así poder disfrutar de los momentos sencillos de la vida. Los mejores genios del mundo han hecho cambios importantes para la ciencia ¡en el descanso!
Escuchar la voz interior, por tanto, tomar espacios para estar en soledad, ajenos al estrés de la sociedad.
No abarcar más tareas o responsabilidades de las que se puedan ejecutar; por tanto, hay que aprender a delegar tareas o, inclusive, renunciar a tomar más responsabilidades de las impuestas.
No planificar toda la agenda, para dejar que algunas situaciones o tareas fluyan a su propio ritmo, y no por medio de la obligación o la premura.
Disfrutar del proceso de trabajo y de descanso, pues las personas con cronopatía, raramente disfrutan de sus vivencias o experiencias; es más, se llega a pensar que estos momentos son inconvenientes, llegando a sentir frustración.
Pedir ayuda profesional al sentir que estás padeciendo de cronopatía.

Y es que, aunque la cronopatía no es un trastorno o término clínico, sí que los son sus consecuencias para la salud física o emocional.

Otros tratamientos terapéuticos

En algunos casos, se pueden incorporar técnicas de mindfulness y meditación para ayudar a las personas a desarrollar una mayor conciencia del momento presente.

Esto no sólo reduce el estrés, sino que también promueve una relación más saludable con el tiempo y las responsabilidades diarias.

En conclusión, la intervención psicológica puede ser fundamental para superar la cronopatía y recuperar el equilibrio en la vida cotidiana.

Si lo que necesitas es aprender a combatir la cronopatía, la ayuda y cuidado psicológico es esencial, y en el Instituto Claritas tenemos un equipo experto de profesionales.

En Cláritas contamos con la combinación de enfoques terapéuticos, adaptados a las necesidades personales, que marcarán la diferencia en la gestión del tiempo y el bienestar general.

Y si estás buscando más temas de ayuda psicológica, disponemos de una gran cantidad de estos en nuestro blog, especializado en el área de psicología.

Fuentes

  • https://www.psicoactiva.com/blog/cronopatia-la-obsesion-por-el-tiempo/
  • https://mejorconsalud.as.com/cronopatia-caracteristicas-personas-obsesion-aprovechar-tiempo/
  • https://www.psicopartner.com/la-obsesion-por-el-tiempo-cronopatia/
  • https://psicologiaymente.com/psicologia/cronopatia
ESTAMOS CERCA DE TI

Elige el tipo de sesión que más se adapte a tus necesidades y empieza ya a sacarte partido con Cláritas.

Enviar WhatsApp